Saltar al contenido

Cantos al Espíritu Santo letra y acordes

Los cantos al Espíritu Santo son cantados especialmente cuando queremos pedir su divina intervención y guía en nuestra vida. Por eso, constantemente subimos cantos a Dios Espíritu Santo con acordes para guitarra.

Cantos al Espíritu Santo letra y acordes
Cantos al Espíritu Santo con acordes
Índice

    Canto al Espíritu Santo Acordes

    Para ver todos los cantos que hemos subido al Espíritu Santo, solo debes visitar nuestra lista completa dando clic aquí abajo:

    Cada canto que aquí te presentamos contiene la letra del canto al Espíritu Santo, sus acordes, un vídeo para que puedas escuchar cómo suena y el archivo en PDF para que puedas descargarlo y utilizarlo sin datos o imprimir el archivo.

    Aunque parecen pocos cantos los que hemos subido hasta el momento, constantemente estamos actualizando todo nuestro cantoral digital.

    Letra cantos al Espíritu Santo

    Cada canto que presentamos, especialmente para uso litúrgico, tratamos de asegurarnos que sean católicos.

    Sin embargo, gracias a la comunidad que se ha ido formando al rededor de vidadesanto muchos nos han realizado observaciones cuando subimos cantos de origen protestante.

    Si tu tienes un canto al Espíritu Santo que quieras compartir, puedes contactarnos, dejar tu comentario y con gusto revisaremos lo que nos hayas dicho.

    Canciones al Espíritu santo PDF

    En nuestro proyecto se encuentra la idea de tener el cantoral con acordes más completo, siempre con la seguridad de ofrecer cantos católicos.

    Por esa razón, solo pedimos a cambio de él que te suscribas a nuestro boletín y te lo enviaremos de inmediato. Aquí abajo te dejo el formulario si quieres recibir nuestro cantoral católico.

    Cuando hayamos actualizado la nueva versión, te lo enviaremos sin costo extra:


    Cantoral Católico PDF Completo

    ¿Quieres nuestro cancionero completo en PDF? Da clic en el siguiente botón para descubrir nuestro cantoral:

    ¿Quién es el Espíritu Santo

    ¿Dónde encontramos al Espíritu Santo?
    El papel del Espíritu Santo es encender en nosotros la gracia que necesitamos para conocer a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador y conocer al Padre como nuestro Padre. El Espíritu Santo nos hace quienes somos como cristianos.

    El Espíritu Santo también tiene el papel único de animar a la Iglesia en nuestros días. La “Iglesia” aquí significa todos los que están vivos en Cristo. Todo el que tiene gracia en su vida. Todos siguiendo la voluntad del Padre y viviendo su dignidad cristiana como hijos e hijas de Dios. El Espíritu Santo hace que esto suceda de una manera perfecta y orquestada.

    Al observar las obras del Espíritu Santo, vemos varias formas en las que Él ha trabajado y continúa trabajando en nuestras vidas y en la vida de la Iglesia. El Catecismo # 688 , explica esas salidas de esta manera. Conocemos al Espíritu Santo …

    —En las Escrituras que inspiró;

    —En la Tradición, de la que los Padres de la Iglesia son siempre testigos oportunos;

    —En el Magisterio de la Iglesia, al que asiste;

    —En la liturgia sacramental, a través de sus palabras y símbolos, en la que el Espíritu Santo nos pone en comunión con Cristo;

    —En oración, en la que intercede por nosotros;

    —En los carismas y ministerios por los que se edifica la Iglesia;

    —En los signos de la vida apostólica y misionera;

    —En el testimonio de los santos a través de los cuales manifiesta su santidad y continúa la obra de salvación.

    Echemos un vistazo a cada uno de estos para obtener una mejor comprensión de las obras del Espíritu Santo.

    —En las Escrituras él inspiró;

    El autor humano de cada libro de las Escrituras, como se explica en el Capítulo 1, es un verdadero autor de las Sagradas Escrituras. A través de esa persona, se escribió cada libro particular de las Escrituras. La personalidad y las experiencias únicas del autor humano brillan. Pero el autor humano no es el único que escribe el libro o la carta. ¡También profesamos que el autor humano escribió bajo la guía e inspiración del Espíritu Santo! Fue el Espíritu quien guió cada palabra revelando lo que Él quería que se escribiera. Fue un esfuerzo conjunto y el 100% de ambos trabajos. Esto muestra el poder del Espíritu Santo para actuar en nosotros y usarnos como instrumentos.

    Sí, actuó de una manera única y poderosa cuando inspiró a los autores humanos de las Escrituras en sus escritos. Esto no es algo que el Espíritu Santo volverá a hacer, inspirando que se escriban más Escrituras. Pero el hecho de que el autor humano fue inspirado y fue usado como un instrumento tan poderoso debería decirnos no solo mucho sobre este maravilloso regalo de la Biblia, también debería decirnos mucho sobre el hecho de que el Espíritu Santo quiere usarnos a los humanos para obra divina.

    Quiere inspirarnos a todos y cada uno de nosotros para realizar una obra poderosa que solo nos ha encomendado. No de la misma manera que alguna vez inspiró los libros de la Biblia, pero ciertamente de maneras poderosas. Cuando esto se comprenda correctamente, ¡deberíamos estar asombrados y anticiparnos grandemente a lo que Dios tiene en mente para nosotros mientras viajamos en este peregrinaje por la tierra! Quiere inspirarnos a todos y cada uno de nosotros para realizar una obra poderosa que solo nos ha encomendado.

    No de la misma manera que alguna vez inspiró los libros de la Biblia, pero ciertamente de maneras poderosas. Cuando esto se comprenda correctamente, ¡deberíamos estar asombrados y anticiparnos grandemente a lo que Dios tiene en mente para nosotros mientras viajamos en este peregrinaje por la tierra! Quiere inspirarnos a todos y cada uno de nosotros para realizar una obra poderosa que solo nos ha encomendado.

    No de la misma manera que alguna vez inspiró los libros de la Biblia, pero ciertamente de maneras poderosas. Cuando esto se comprenda correctamente, ¡deberíamos estar asombrados y anticiparnos grandemente a lo que Dios tiene en mente para nosotros mientras viajamos en este peregrinaje por la tierra!

    Figuras que representan al Espíritu Santo

    Hay muchas formas en que el Espíritu Santo se nos ha revelado a lo largo de los siglos. Se han utilizado muchas imágenes del Espíritu Santo en las Escrituras. Cada una de estas imágenes revela una característica única del Espíritu Santo. Estas son algunas de esas imágenes:

    Aliento : La mejor traducción para el término “Espíritu” es “Ruah” o aliento, aire o viento. El Espíritu Santo es el “Santo Aliento de Dios”. Esta imagen se ve en varios lugares de las Escrituras. Por ejemplo, Juan 20:22 dice que Jesús “sopló sobre ellos y les dijo: ‘Recibid el Espíritu Santo’”. El aliento de Dios o el viento de Dios se ve en muchas partes de las Escrituras, como veremos en nuestro próximo sección.

    Agua : El agua significa el Espíritu Santo en el sentido de que se vierte y limpia. Se vierte en el bautismo, y posteriormente se vierte el Espíritu Santo en ese acto. El agua también significa muerte al pecado. Esto se ve en la historia de Noé y el diluvio, así como en la historia del Mar Rojo cuando el agua destruyó al ejército egipcio.

    Unción : El símbolo de la unción con aceite también significa un derramamiento del Espíritu Santo. Vemos esto en varios de los sacramentos (Bautismo, Confirmación, Unción de los Enfermos y Órdenes Sagradas). Además, los profetas fueron ungidos con aceite para simbolizar el derramamiento del Espíritu Santo sobre ellos para su ministerio.

    Fuego : El fuego transforma lo que toca. Simboliza poder, energía y transformación. Fueron “lenguas como de fuego” las que descendieron sobre los Apóstoles en Pentecostés.

    Nube y luz : vemos estas imágenes en el Antiguo y Nuevo Testamento. Jesús se transfiguró en luz. María fue ensombrecida por el Espíritu Santo. Era una columna de nube de día y una columna de fuego de noche lo que guió a los israelitas por el desierto. La nube es una máscara y un velo de la presencia del Espíritu, y la luz es solo una pequeña porción del resplandor del Espíritu Santo brillando.

    Sello : Ser marcado o sellado con Dios es una acción del Espíritu Santo. Decimos, por ejemplo, en la Confirmación que hay un carácter indeleble, un carácter espiritual, un sello, que se imprime en el alma. Esta es una marca de Dios y una señal de la presencia del Espíritu Santo.

    Mano : La imposición de manos es una señal del derramamiento del Espíritu Santo. Esto se ve en el bautismo, la confirmación, la ordenación y la unción de los enfermos. También recordamos que Jesús impuso las manos sobre los enfermos para curarlos.

    Dedo : Fue por el “dedo” de Dios que Jesús hizo muchas grandes obras. Esto muestra al Espíritu Santo obrando en el ministerio de Jesús. Fue el dedo de Dios el que dio los Diez Mandamientos. Y es por el dedo de Dios que el Espíritu Santo continúa obrando en nuestros días.

    Paloma : Quizás este es el símbolo más común del Espíritu Santo. La paloma estaba presente con Noé en el arca, la paloma descendió sobre Jesús en Su bautismo. El blanco es símbolo de pureza, y sus alas le dan rapidez y agilidad para descender de los Cielos.

    ¿Qué significa Espíritu?

    ‘Espíritu’ proviene de una palabra latina que significa aire en movimiento, como aliento o el viento. Ambos, naturalmente, sugieren vida. Si alguien respira, es una señal segura de vida, y cuando llega la muerte se dice que hemos ‘dado el último suspiro’. La muerte de Cristo en la cruz se describe así en el Evangelio: “Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo:” Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu “. Y habiendo dicho esto, exhaló su último suspiro ‘(Lucas 23, 46).

    La gente pensaba en el viento que soplaba a través de la amplia extensión de la tierra, secando y calentando el suelo para que de él brotara vida, como el aliento vivificante de Dios. Por eso, cuando pensaban en Dios como el dador de vida, los escritores sagrados a menudo se referían a ‘El Espíritu’.

    Las primeras palabras de la Biblia relatan cómo el Espíritu de Dios trajo diseño y vida al universo, puso orden en el caos y desarrolló la vida vegetal y animal.

    ‘En el principio, Dios creó los cielos y la tierra. La tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas cubrían la faz del abismo; y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y Dios dijo: “Que haya luz”; y fue la luz ‘(Génesis 1, 1-3).

    Cuando llegó el momento oportuno, Dios creó a la raza humana mediante una acción especial del Espíritu. La humanidad recibió un regalo único del aliento de vida.

    “Entonces el Señor Dios formó al hombre de polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y el hombre se convirtió en un ser viviente ”(Génesis 2, 7).

    El Espíritu que dio vida a todas las criaturas al principio continúa apoyando esa vida. Si este Espíritu los abandona, dejan de respirar.

    En el Salmo 104, el salmista le habla a Dios de sus criaturas:

    “Cuando escondes tu rostro ellos se consternan, –
    Cuando les quitas el aliento, mueren y vuelven al polvo
    Cuando envías tu Espíritu, son creados, –
    Y renuevas la faz de la tierra” (Sal. 104 , 29-30)

    Entonces, el Espíritu es Dios, el dador de vida.