Saltar al contenido
Vida de Santo

Vida y oración de San Judas Tadeo

Día de San Judas Tadeo: 28 de Octubre

Índice

    Oración a San Judas Tadeo

    Santísimo Apóstol, San Judas Tadeo, amigo de Jesús, me pongo a tu cuidado en este momento difícil.
    Ayúdame a saber que no necesito enfrentar mis problemas solo. Por favor únete a mí en mi necesidad, pidiendo a Dios que me envíe: consuelo en mi dolor, valor en mi miedo y curación en medio de mi sufrimiento.

    Pídale a nuestro amado Señor que me llene de la gracia de aceptar lo que sea que me depare a mí y a mis seres queridos, y que fortalezca mi fe en los poderes sanadores de Dios.

    Gracias, San Judas Tadeo, por la promesa de esperanza que le ofreces a todos los que creen, y me inspiras a dar este regalo de esperanza a otros como me ha sido dado a mí.

    vida de Apóstol San Judas Tadeo

    Significado e imagen de San Judas Tadeo

    San Judas Tadeo es conocido como el Santo Patrón de las causas difíciles. Fue uno de los doce apóstoles y primo de Jesucristo. Predicó el Evangelio con valentía, a menudo en las circunstancias más difíciles.

    Las imágenes de San Judas a menudo incluyen un garrote, el cual nos recuerda su muerte en Suamir, en donde le golpearon la cabeza con una maza hasta aplastarla.

    Llama alrededor de su cabeza, representa su presencia en Pentecostés, cuando aceptó al Espíritu Santo junto con los otros apóstoles. Otro atributo es San Judas sosteniendo una imagen de Cristo, la cual representa la Imagen de Edesa. Según la tradición, esta imagen de Edesa es un pañuelo que llevó al rey Abgar de Edesa, quien fue curado de su lepra milagrosamente en su visita.

    Vida de San Judas Tadeo

    Los eruditos bíblicos coinciden en que San Judas era hijo de Clopas y que su madre María era prima de la Virgen María. Los escritores antiguos nos dicen que predicó el Evangelio en Judea, Samaria, Idumaea, Siria, Mesopotamia y Libia. Según Eusebio, regresó a Jerusalén en el año 62 y asistió en la elección de su hermano, San Simeón, como obispo de Jerusalén.

    San Judas no es la misma persona que Judas Iscariote, quien traicionó a Nuestro Señor y se desesperó por su gran pecado y falta de confianza en la misericordia de Dios.

    Judas fue quien le preguntó a Jesús en la Última Cena por qué no se manifestaría al mundo entero después de Su resurrección. Poco más se sabe de su vida. La leyenda afirma que visitó Beirut y Edessa y pudo haber sido martirizado con San Simón en Persia.

    Es autor de una epístola (carta) a las Iglesias de Oriente, particularmente a los judíos conversos, dirigida contra las herejías de los simonios, nicolaítas y gnósticos.

    imagen de San Juditas

    Aunque San Gregorio el Iluminador ha sido acreditado como el «Apóstol de los armenios», se cree que los apóstoles Judas y Bartolomé llevaron el cristianismo a Armenia, donde dice una tradición que martirizaron a Judas.

    Existe cierto debate sobre dónde murió Judas, aunque la mayoría de los eruditos bíblicos están de acuerdo en que fue martirizado. Se cree que lo martirizaron en Armenia o en Beirut.

    El cuerpo de San Judas

    El cuerpo de San Judas fue llevado a Roma y dejado en una cripta en la Basílica de San Pedro. Hoy sus huesos se pueden encontrar en el crucero izquierdo de la Basílica de San Pedro bajo el altar mayor de San José en una tumba que comparte con los restos del apóstol Simón el Zelote.

    Los peregrinos acudían a la tumba de San Judas para orar y muchos informaron de una poderosa intercesión que llevó al título «El santo de los desesperados y desesperados».

    Dos santas, Santa Brígida de Suecia y San Bernardo, tuvieron visiones de Dios pidiéndoles que aceptaran a San Judas como «El Santo Patrón de lo Imposible».

    Muerte de San Judas Tadeo

    Hay una gran discusión sobre en dónde fue realmente su muerte.

    Una tradición marca su muerte con el martirio hacia el año 65 d.C. en Beirut , en la provincia romana de Siria, junto con el apóstol Simón el Zelote, con quien suele estar relacionado.

    Otra tradición marca su muerte en Suamir, Persia. Ahí lo martirizaron después de negarse a hincarse ante los dioses de ese lugar.

    Imágenes de San Judas Tadeo

    Novena a San Judas Tadeo

    Esta oración se puede usar como una novena (una oración que se dice durante nueve días consecutivos) para solicitar de su intercesión para una intención:

    ¡Oh Santo San Judas!
    Apóstol y Mártir,
    grande en virtudes y rico en milagros,
    pariente cercano de Jesucristo,
    fiel intercesor de todos los que te invocan,
    patrono especial en tiempos de necesidad;
    a ti recurro desde el fondo de mi corazón,
    y te suplico humildemente,
    a quien Dios ha dado un poder tan grande,
    que vengas en mi ayuda;
    ayúdame ahora en mi urgente necesidad y concede mi más sincera petición.
    Nunca olvidaré las gracias y los favores que me obtengas
    y haré todo lo posible para difundir tu devoción. Amén.

    San Judas, ruega por nosotros y por todos los que te honran e invocan tu ayuda.
    (Di 3 Padre Nuestro, 3 Ave María y 3 Gloria después de esto).

    Tenga en cuenta que, además de decir una oración a San Judas, podemos invocar su ayuda ofreciendo Santas Misas y Comuniones en su honor. También podemos realizar obras de caridad en su nombre.

    Como dijo una vez San León: «La oración tiene la mayor eficacia para obtener favores de Dios cuando está apoyada por obras de misericordia». No olvide ayudar a alguien que lo necesite como parte de su oración a San Judas Tadeo.