¿Cómo es la pedagogía de Dios en el Nuevo Testamento?

Corresponde a:

La pedagogía es el método para la enseñanza, orientar las acciones en base a ciertas prácticas, técnicas, principios y métodos. Encargada de formar a las personas como seres humanos permanentes, teniendo en cuenta sus vivencias, experiencias sociales y culturales.

Dios Padre, es el Ser Supremo (por encima de los demás) en quien creemos, adoramos. El Nuevo Testamento narra la vida, ministerio, crucifixión y la resurrección de Jesús.

La pedagogía de Jesús en el Nuevo Testamento
La pedagogía de Jesús en el Nuevo Testamento

¿Qué significa la palabra Evangelio?

La palabra “Evangelio” es de origen griego y etimológicamente significa “buena noticia”. Pero además con ésta palabra suele designarse un género literario especial del Nuevo testamento cuya finalidad era animar la fe de las primeras comunidades cristianas ofreciendo un testimonio fiel de Jesucristo a través de sus palabras, acciones más significativas y de la narración de su destino de sufrimiento, muerte  y resurrección.

Para leer correcta y provechosamente los evangelios debemos tener en cuenta  tres cosas:

  1. Primero, tratar de captar el mensaje que el autor quería transmitir a sus destinatarios,
  2. segundo, tratar de averiguar lo que realmente hizo y dijo Jesús;
  3. tercero, tratar de descubrir el mensaje del texto evangélico para nosotros.

Es necesario situarse en la perspectiva de Jesús, de las primeras comunidades cristianas, hacer coincidir nuestro horizonte con el suyo, poner en línea nuestras preocupaciones y las suyas. Esto significa que la lectura cristiana de los evangelios debe hacerse, por supuesto desde la vida de la concreta comunidad local, pero siempre en diálogo vivo con la comunidad universal, es decir, con la Iglesia que es la legítima heredera de la tradición apostólica.

¿Cómo fue la pedagogía de Jesús?

La pedagogía de Jesús es, sin lugar a dudas, uno de los temas más importantes y fascinantes en el campo de la educación cristiana; conocer sus designios que han sido revelados desde el inicio de los tiempos mediante su palabra.

Ha sufrido en silencio tus heridas y está dispuesto a dar la vida por ti. Un Dios que te quiere tanto, que se hizo hombre y murió por ti. Por lo tanto, podemos entender; confiar que se preocupa por nosotros, que es parte activa de nuestra vida, que está vivo y que nos cuida.

Lo primero que resalta de esta pedagogía  es sin duda lo maravilloso  del Amor Trinitario. El Dios que no tiene “tiempo” ni “historia”, se hace “temporal” e “histórico”; es un ser espiritual, omnipotente e Infinito, siempre  fiel.

La persona y la vida de Jesús forman la comunicación plena de Dios con el hombre. Jesús es el “gran comunicador de Dios” que habla con autoridad  (Lc 4, 32- 36); enseña con su palabra lo que vive en su propia vida. Hay en él una coherencia, es pobre; la elige como desprendimiento total para aceptarlo, seguirlo y ser digno de él.

“El que quiera  venir conmigo, que renuncie a sí mismo, que tome su cruz y me siga. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mí, la encontrará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero, si pierde su vida?, ¿Y qué podrá dar uno a cambio para recobrarla? Porque el Hijo del hombre ha de venir rodeado de la gloria de su padre, en compañía de sus ángeles, y entonces dará a cada uno lo que merecen sus obras”  (Mt 16,  24 – 27).

Utiliza en su actuación las actitudes fundamentales del amor, perdón, verdad, transparencia; sacrificio que el mismo exige a quien quiera aceptarlo y seguirlo. Jesús no excluye a nadie, pero prefiere a los pobres, enfermos, marginados de su tiempo; se coloca en medio de ellos. Nos conduce a seguirlo con  amor bajo el impulso de Espíritu Santo.

¿Qué exige Jesús a sus seguidores en su pedagogía?

Conocer a Jesús para amarlo y seguirlo no es fácil. Es un proceso que exige fidelidad, oración, coherencia; esfuerzo para que todo se vaya afianzando en nosotros. Estamos llamados a abrazar la cruz y no  renegar  a  lo  que la vida nos va presentando. Jesús nunca nos ha hablado de paraísos, de una vida perfecta, sin dolores, sin contradicciones. Él nos habla de una vida eterna.

Reconocer la presencia del señor en circunstancias adversas es difícil. A veces la fe se nos revela pequeña y frágil. Nos sentimos perdidos, nadie puede decir que está completamente exento de miedos, sobre todo a lo desconocido.

Sólo por la fe; la profunda confianza de Dios, la entrega total de nuestro corazón a Jesucristo, podremos superar los miedos. ¿Qué hay en nuestro corazón?, ¿Qué hemos hecho en nuestra vida?

Cada día es una nueva oportunidad que Dios nos da para amar, perdonar, servir a los demás, hacer de nuestra vida un instrumento de su gracia; sobre todo para dejar que su amor, su infinita misericordia nos inunde y transforme. El único día que tenemos es el día de hoy, ayer ya pasó; el mañana aún está en las manos de Dios.

Tenemos que  profundizar  la relación con Dios, conocer su palabra  y no descansar hasta llegar a él. Nunca perder la fe,  siempre tiene un plan para nosotros. 

¡Vivamos el hoy con entusiasmo!


Este artículo fue escrito por la Lic. Marlene y fue escrito para madredelamisericordia.org.

También te puede interesar:

¿Quién fue Santa Teresa de Liseux?

¿Quién fue Santa Teresa de Liseux?

Fiesta patronal de Santa Teresa de Liseux o del niño Jesús es el 1 de Octubre y es la Santa patrona de las misiones. Puedes ver su novena dando clic aquí. Teresa Martin, Santa Teresa de Liseux o también conocida como Santa Teresa del niño Jesús, nació en Alençon,...

El ángelus, oración del medio dio ¿Cómo rezarlo?

El ángelus, oración del medio dio ¿Cómo rezarlo?

El ángelus es la oración en donde recordamos la encarnación de Nuestro Señor Jesucristo al momento de la anunciación del Arcángel Gabriel a María. Esta oración se debe orar todos los días a la 12 del día, pues en esa hora toda la iglesia se congrega en una sola...

¿Quién es María Madre de la Misericordia?

¿Quién es María Madre de la Misericordia?

"Son incontables los títulos e invocaciones que la piedad cristiana, a lo largo de los siglos, ha reservado a la Virgen María, camino privilegiado y seguro para el encuentro con Cristo", escribió el Cardenal Robert Sarah y el Arzobispo Arhur Roche. Uno de estos...

Danos tus comentarios en Redes Sociales