Saltar al contenido
Vida de Santo

Oración de la mañana católica

Cuando iba a la escuela, esta es la oración de la mañana católica que nos enseñaron y que, ahora me doy cuenta, los Salesianos también la hacen.

oracion de la mañana catolica
Índice

    Oración de la mañana Buenos días Señor

    Buenos días Señor:
    
    Te doy gracias porque de nuevo amaneció en mí
    la vida joven de todos los días.
    
    Te la ofrezco toda entera desde esta mañana
    que ahora comienza,
    no permitas que la gaste en ofensas contra ti. 
    
    Concédeme Señor ser fuerte para vencer el mal
    y seguir siendo amigo tuyo durante este nuevo día,
    tú y yo amigos otro día más,
    es lo que quiero Señor. Amén

    Oración al comienzo del día católica

    La siguiente oración habla del objetivo de nuestro día: ¡Ama otro día a Nuestro Señor! Recuerda se consiente de cada palabra que repites para que sea una oración que nazca del corazón.

    ¡Señor, un día más para amarte!
    Oh Jesús, cuida de mí siempre, 
    especialmente hoy, o te traicionaré como Judas.
    
    ¡Señor, hoy es el día en que comienzo!
    Jesús, brilla a través de mí 
    y sé tan en mí que cada persona 
    con la que entre en contacto pueda 
    sentir tu presencia en mi alma.
    
    ¡Dios mío, envíame tu Espíritu Santo 
    para enseñarme lo que soy y lo que eres tú!
    Que la Pasión de Cristo esté siempre en mi corazón.
    Y estar más con Él, más con Él, no solo con migo mismo. Amén

    Benedictus oración católica de la mañana

    El Benedictus también es conocido como el Cántico de Zacarías, aquél cántico que Zacarías entonó cuando vio entrar al niño Jesús en el templo en brazos de su madre María.

    Esta oración de la mañana se encuentra en el Evangelio de Lucas 1, 68-79, y lo rezamos todos los días en la liturgia de las horas en las laudes.

    Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
     porque ha visitado 
     y redimido a su pueblo,
     suscitándonos una fuerza 
     de salvación
     en la casa de David, su siervo,
     según lo había predicho
     desde antiguo
     por boca de sus santos Profetas.
    
     Es la salvación que nos libra 
     de nuestros enemigos
     y de la mano de todos 
     los que nos odian;
     realizando la misericordia
     que tuvo con nuestros padres,
     recordando su santa alianza
     y el juramento que juró 
     a nuestro padre Abrahám.
    
     Para concedernos que,
     libres de temor,
     arrancados de la mano 
     de los enemigos,
     le sirvamos con santidad y justicia,
     en su presencia, todos nuestros días.
    
     Y a ti, niño, 
     te llamarán profeta del Altísimo,
     porque irás delante del Señor
     a preparar sus caminos,
     anunciando a su pueblo la salvación,
     el perdón de sus pecados.
    
     Por la entrañable misericordia 
     de nuestro Dios,
     nos visitará el sol 
     que nace de lo alto,
     para iluminar 
     a los que viven en tinieblas
     y en sombra de muerte,
     para guiar nuestros pasos
     por el camino de la paz.
     Gloria al Padre, y al Hijo, 
     y al Espíritu Santo.
    
     Como era en el principio, 
     ahora y siempre,
     por los siglos de los siglos. 
     Amén.

    Oración de la mañana en momentos difíciles

    La siguiente oración la escribió Roon More en su página Crooswalk.com para aquellos momentos en que despertamos con un gran peso en nuestro corazón. Espero te sirva esta oración matutina para aligerar un poco el peso.

    Padre, mi corazón está apesadumbrado. 
    Siento que tengo que llevar la carga solo.
    Palabras como "abrumado", "angustiado", "exhausto" 
    parecen describir dónde estoy. 
    
    No estoy seguro de cómo
    llevar mi carga pesada, 
    así que por favor enséñeme cómo hacerlo. 
    
    Cógelo de mi. Déjame descansar y refrescarme 
    para que mi corazón no esté tan pesado por la mañana. 
    Amén.

    Oración de la mañana por la familia de una esposa

    La siguiente oración se encuentra en voz de una esposa, madre de familia, pero también puedes hacer las modificaciones que te parezcan pertinentes para poder rezar como un hijo, un esposo, etc.

    Querido Padre misericordioso, 
    te alabo por mi familia. 
    Gracias por mi esposo, 
    incluso en sus debilidades, 
    lo amo incondicionalmente. 
    
    Gracias por mis hijos. 
    Cada vez que escucho el golpeteo 
    de sus pies a través de la casa, sonrío. 
    
    ¡La alegría me abruma Padre! 
    Estar con mi familia hoy, 
    ya que van por caminos separados. 
    Llévanos a todos de regreso 
    a casa sanos y salvos, te lo ruego. Amén.

    De todo corazón espero que este pequeño post te sirva para hacer tus oraciones matutinas.