Saltar al contenido
Vida de Santo

Oración de la noche católica

Para esta sección de oración de la noche católica pensé en compartirte primero las oraciones que realizamos en la hora de completas de la liturgia de las horas. Más adelante podrás leer otras oraciones por diferentes necesidades.

Oración de la noche católica
6 oraciones de la noche
Índice

    Oración de la noche Cuando la luz del sol

    Este es uno de los himnos que entonamos en la oración de la liturgia de las horas y también puedes hacerla con fe:

    Cuando la luz del sol es ya poniente,
    gracias, Señor, es nuestra melodía;
    recibe, como ofrenda, amablemente, 
    nuestro dolor, trabajo y alegría.
    
    Si poco fue el amor en nuestro empeño
    de darle vida al día que fenece,
    convierta en realidad lo que fue un seuño
    tu gran amor que todo lo engrandece.
    
    Tu cruz, Señor, redime nuestra suerte
    de pecadora en justa, e ilumina
    la senda de la vida y de la muerte
    del hombre que en la fe lucha y camina.
    
    Jesús, Hijo del Padre, cuando avanza
    la noche oscura sobre nuestro día,
    concédenos la paz y la esperanza
    de esperar cada noche tu gran día. Amén.

    Oración Cristo, Señor de la noche

    En nuestro breviario hay otras oraciones hermosas que también se nos recomiendan y que podemos variar. Tú también la puedes hacer antes de dormir:

    Cristo, Señor de la noche,
    que disipas las tinieblas:
    mientras los cuerpos reposan,
    sé tú nuestro centinela.
    
    Después de tanta fatiga,
    después de tanta dureza, 
    acógenos en tus brazos
    y danos noche serena.
    
    Si nuestros ojos se duermen,
    que el alma esté siempre en vela;
    en paz cierra nuestro párpados
    para que cesen las penas.
    
    Y que al despuntar el alba,
    otra vez con fuerzas nuevas,
    te demos gracias, oh Cristo,
    por la vida que comienza. Amén.

    Oración para la noche católica se inclina ya mi frente

    En lo personal, la siguiente es mi oración favorita, pues menciona que Cristo siempre fue nuestra luz en el momento del trabajo.

    Se inclina ya mi frente,
    sellado está el trabajo;
    Señor, tu pecho sea
    la gracia del descanso.
    
    Mis ojos se retiran,
    la voz deja su canto,
    pero el amor enciende
    su lámpara velando.
    
    Lucero que te fuiste,
    con gran amor amado,
    en tu gloria dormimos 
    y en sueños te adoramos. Amén.

    Oración nocturna Cuando acabamos el día

    Sin importar la oración que hagas, intenta memorizarte un verso y, antes de dormir, dale vueltas y pregúntale a nuestro Señor qué quiere decirte. En otras palabras: Duérmete hablando con Él.

    Cuando acabamos el día
    te suplicamos, Señor,
    nos hagas de centinela
    y otorgues tu protección.
    
    Que te sintamos: contigo
    sueñe nuestro corazón
    para cantar tus loores
    de nuevo al salir el sol.
    
    Danos vida saludable,
    alienta nuestro calor, 
    tu claridad ilumine
    la oscuridad que llegó.
    
    Dánoslo, Padre piadoso,
    por Jesucristo, el Señor,
    que reina con el Espíritu
    Santo vivificador. Amén.

    Cántico de Simeón oración para la noche

    Qué mejor que rezar con la biblia. En nuestro breviario también hay una oración que se llama el cántico de Simeón de Lc 2, 29-32 que habla de aquel hombre a quién Dios le prometió que no moriría hasta conocer al salvador del mundo.

    Ahora, Señor, según tu promesa,
    puedes dejar a tu siervo irse en paz,
    
    porque mis ojos han visto a tu Salvador,
    a quien has presentado ante todos los pueblos:
    
    luz para alumbrar a las naciones
    y gloria de tu pueblo Israel.
    
    Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre,
    por los siglos de los siglos. Amén.

    Salmo para rezar en la noche Salmo 91 (90)

    El siguiente salmo es aquel salmo que nos aprendemos de memoria, pues hay ocasiones en que no nos podemos llevar nuestra liturgia de las horas y así podemos rezar la oración nocturna con el Salmo 90.

    Tú que habitas al amparo del Altísimo,
    que vives a la sombra del Omnipotente, 
    di al Señor: "Refugio mío, alcázar mío,
    Dios mío, confío en ti."
    
    Él te librará de la red del cazador, 
    de la peste funesta.
    Te cubrirá con sus plumas,
    bajo sus alas te refugiarás:
    su brazo es escudo y armadura.
    
    No temerás el espanto nocturno,
    ni la flecha que vuela de día,
    ni la peste que se desliza en las tinieblas,
    ni la epidemia que devasta a mediodía.
    
    Caerán a tu izquierda mil,
    diez mil a tu derecha;
    a ti no te alcanzará.
    
    Tan sólo abre tus ojos 
    y verás la paga de los malvados,
    porque hiciste del Señor tu refugio,
    tomaste al Altísimo por defensa.
    
    No se te acercará la desgracia, 
    ni la plaga llegará hasta tu tienda,
    porque a sus ángeles ha dado órdenes
    para que te guarden en tus caminos;
    
     te llevarán en sus palmas,
    para que tu pie no tropiece en la piedra;
    caminarás sobre áspides y víboras,
    pisotearás leones y dragones.
    
    "Se puso junto a mí: lo libraré;
    lo protegerá porque conoce mi nombre,
    me invocará y lo escucharé.
    
    Con él estaré en la tribulación,
    lo defenderé, lo glorificaré;
    lo saciaré de largos día,
    y le haré ver mi salvación."

    Oraciones católicas a María en la noche

    Al final, hay 4 oraciones que podemos realizar a la Virgen María que llamamos «Antífona final de la Santísima Virgen». Para ver las oraciones, te dejo aquí los links, solo debes dar clic en la oración que te interesa:

    Como te habrás dado cuenta, algunas de estas oraciones de noche católica a María se utilizan también en el rezo del Santo Rosario, sin embargo, su uso se data en los breviarios católicos que utilizaban los monjes (Lo que hoy conocemos como liturgia de las Horas).

    Espero que estas oraciones te sirvan para tu oración personal, recuerda que las puedes ir intercalando para cambiar de oración cada noche.