Saltar al contenido

Padre Nuestro, la oración del Señor

Padre nuestro que estás en el cielo, 
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu Reino;
hágase tu voluntad 
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy 
nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos 
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

Índice

    El padre nuestro en la Biblia

    El padre nuestro es una oración que nos enseña Jesucristo y se encuentra escrito en la Biblia en el Evangelio de Lucas, 11: 2-4, cuando uno de sus discípulos le pidió que les enseñara a orar y en Mateo 9: 9-15, cuando les dice que no sean como los hipócritas.

    Después de enseñarles esta oración, en Lucas, nos recuerda la siguiente parábola:

    Supongamos que uno tiene un amigo que acude a él a media noche y le pide: amigo, préstame tras panes, que se ha presentado de viaje un amigo mío y no tengo qué ofrecerle. El otro desde dentro le responde: no me vengas con molestias; estamos acostados yo y mis niños; no puedo levantarme a dártelo. Os digo que, si no se levanta a dárselo por amistad, se levantará por su importunidad a darle cuanto necesita. Y yo os digo: pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y os abrirán. Pues quien pide recibe, quien busca encuentra, a quien llama le abren. ¿Qué padre entre vosotros, si su hijo le pide pan, la da una piedra?, o si le pide pescado ¿le dará un escorpión? Pies si vosotros, con lo malos que sois, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, cuánto más vuestro Padre del cielo dará Espíritu Santo a quienes lo pidan. (Lc 11: 5-13)

    Esto con la razón de darnos la tarea de pedir, pedir y pedir sin cansancio para pedirle a Dios que nos de su Santo Espíritu.

    ¿Cuál es la oración dominical?

    El padre nuestro es llamada de igual manera la oración dominical, porque la palabra dominical proviene del latín dominus -i, que quiere decir “Señor”.

    De tal manera que, literalmente, se traduce como la “oración del Señor”.

    El Catecismo de la Iglesia Católica (CEC) nos recuerda que esta oración es “la oración por excelencia de la Iglesia. Forma parte integrante de las principales Horas del Oficio divino y de la celebración de los sacramentos de la incisión cristiana”. (CEC 2776)

    ¿En cuántas partes se divide el Padre Nuestro?

    Comúnmente cuando hablamos en cuántas partes se divide el Padre Nuestro, nos referimos a las Siete peticiones que conforma el Padre Nuestro, pues primero nos ponemos en presencia de Dios y reconocemos su posición de tres veces santo, después lo dividimos de la siguiente manera:

    1. Santificado sea tu Nombre
    2. Venga a nosotros tu reino
    3. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo
    4. Danos hoy nuestro pan de cada día
    5. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden
    6. No nos dejes caer en la tentación
    7. Y líbranos del mal

    Las tres primeras peticiones tienen por objeto la Gloria del Padre, es decir, la santificación del su nombre, la venida de su reino y el cumplimiento de la voluntad divina.

    Posteriormente le presentamos al padre nuestras peticiones, unas para alimentarnos, otras para curarnos del pecado y finalmente para solicitar la victoria del Bien sobre el Mal ( CEC 2857)

    ¿Cómo se debe rezar el Padre Nuestro?

    El padre nuestro se debe rezar con sencillez, confianza y seguridad.

    Como humanos, tendemos a caer en la tentación de orar repetidamente este tipo de oraciones de memoria, por lo que se nos olvida que estamos hablando con nuestro Padre, aquel que nos ama y en quien podemos confiar plenamente.

    Esto me recuerda a un canto que nos dice: “Si conocieras como te amo, dejarías de mendigar cualquier amor”, porque muchas de nuestras crisis se ven envueltas por esa falta de conciencia al hablar con esa persona que nos ama.