Renovación de las promesas sacerdotales

Corresponde a:

Renovación de las promesas sacerdotales

Trinidad adorable, Padre, Hijo y Espíritu Santo, te adoro por cuanto eres, por las obras de la creación, por la Iglesia y por el divino Sacerdocio; Tú eres el fin de todas sus funciones; Tú eres la consagración y la santificación de los sacerdotes de tu Iglesia.

Por comunicación de tu admirable paternidad, Padre Santo, han sido constituidos padres de los hijos de la luz; por participación de tu sacerdocio, Señor Jesucristo, son santificadores para gloria del Altísimo; por efusión especial de tu santidad infinita, Espíritu Santo, son los santificadores de los hombres. En ellos y por ellos, te haces visible en la tierra ejecutando obras que sólo pertenecen a tu obra, a tu poder y a tu bondad.

Te doy gracias, Dios mío, porque me has escogido, por tu sola misericordia, para ejercer el sacerdocio y destinarme así al ministerio de la salvación. Te pido perdón y me arrepiento de corazón de las faltas y negligencias cometidas en el ejercicio del sacerdocio; Te ofrezco en satisfacción la pasión, muerte y resurrección de tú Hijo Jesucristo, Sumo Sacerdote, y el honor que te rinden el mismo Jesús, María Santísima y todos los sacerdotes que han servido y sirven en tu Iglesia.

Prometo con tu gracia, llevar en adelante una vida conforme a la santidad de mi vocación y por ello renuevo ahora la profesión que hiciste cuando fui ordenado sacerdote. Prometo renunciar enteramente y por siempre al pecado, al mundo y a mí mismo; unido al amor por el que quisiste escogerme para consagrarme por la unción sacerdotal. Te escojo de nuevo hoy, como mi herencia, mi tesoro y mi todo: “El Señor es la porción de mi herencia, mi suerte está en tu mano”.

Como Tú eres para mí, sea yo para ti; que mi corazón descanse en Ti como en su tesoro; que mi vida sea empleada y consagrada a tu gloria; que ponga mi alegría en desempeñar santamente, por amor tuyo, todas las funciones sacerdotales y en seguir en todo momento tu adorable voluntad.

Virgen Santa, Madre del Soberano Sacerdote, Santos Apóstoles y sacerdotes, os suplico que me asociéis ante Dios y me ofrezcáis al Sumo Sacerdote Jesucristo; que le pidáis perdón por mis ingratitudes y le supliquéis me haga participe del espíritu y de las disposiciones con las cuales ejerció su Sacerdocio; que me comunique humildad, paciencia, bondad y caridad apostólica para llevar a cabo el ministerio de santificación que me ha confiado.

Amén

También te puede interesar:

Oración de gracias de un Sacerdote de Jesús Guizar

Oración de gracias de un Sacerdote de Jesús Guizar

Oración por la Gracia de Dios Era un niño, Señor, tú me querías para hacerme subir a tus altares, y al mostrarme tus huellas ejemplares concentraste en tu amor mis alegrías. Yo te quise y te quiero. Lo sabías. Me entregaste tus redes y tus mares, pusiste entre mis...

Oración para después de comulgar

Oración para después de comulgar

Oración para después de comulgar Mi amado, mi dulce amigo, cuatro cosas hoy te pido con mucha necesidad: paciencia para sufrir; fuerzas para trabajar; valor para resistir las penas que han de venir y me han de mortificar; temperamento sereno para poder resolver las...

Oración por la santificación de los Sacerdotes de Pablo VI

Oración por la santificación de los Sacerdotes de Pablo VI

Oración por la santificación de los sacerdotes Ven oh Espíritu Santo, y da a los sacerdotes, dispensadores de los misterios de Dios, un corazón nuevo que actualice toda su educación y toda su preparación, que los hagas conscientes, cual sorprendente revelación del...

Danos tus comentarios en Redes Sociales