Saltar al contenido

Salmo 121 católico Levanto mis ojos a los montes

El Salmo 121 católico fue extraído de la Liturgia de las Horas, aprobada por la Conferencia Episcopal Mexicana, también conocido por ser un salmo de protección a Dios.

Salmo 121 católico levanto mis ojos al altísimo
Salmo católico 121 El guardián del Pueblo
Índice

    Salmo 121 biblia católica

    Levanto mis ojos a los montes:
    ¿de dónde me vendrá el auxilio?
    El auxilio me viene del Señor,
    que hizo el cielo y la tierra.

    No permitirá que resbale tu pie,
    tu guardián no duerme;
    no duerme ni reposa
    el guardián de Israel.

    El Señor te guarda a su sombra,
    está a tu derecha;
    de día el sol no te hará daño,
    ni la luna de noche.

    El Señor te guarda de todo mal,
    él guarda tu alma;
    el Señor guarda tus entradas y salidas,
    ahora y por siempre.

    Salmo 121 (120) católico El guardián del Pueblo

    El Salmo 121 es una bendición dada a alguien que se embarca en un viaje peligroso, ya sea un soldado que va de campaña o un peregrino que regresa a casa desde el Templo.

    La gente mira con ansiedad las colinas boscosas. ¿Los protegerá Dios en su viaje ( Sal 121: 1 )? El hablante declara que Dios no está confinado a un lugar ni a un tiempo ( Sal 121: 2 ), que cada paso está guardado ( Sal 121: 3 – 4 ); día y noche ( Sal 121: 5 – 6 ) Dios vela por todos sus movimientos ( Sal 121: 7 – 8 ).

    Las montañas : posiblemente hace una referencia a el monte Sión, el sitio del templo y, por lo tanto, de seguridad, pero más probablemente las montañas como un lugar de peligro, que causa ansiedad al salmista.

    La imagen de la sombra, un símbolo de protección, es apta: Dios como sombra protege de los efectos dañinos que los antiguos creían que eran causados ​​por el sol y la luna.

    ¿Cuándo rezar el Salmo 121?

    El Salmo 121 (120) es un Salmo que nos habla a nosotros en ese momento de oscuridad y duda.

    Específicamente lo puedes rezar cuando te sientas desolado, con miedo a algo malo que podría pasar, como en momentos de un desastre natural, cuando te encuentras en peligro o duda.

    Recuerda que los salmos se pueden entonar o simplemente recitarlos.