Saltar al contenido

Salmo 23 católico El Señor es mi pastor

El siguiente Salmo 23 (22) católico fue extraído de la Liturgia de las Horas, aprobada por la Conferencia Episcopal Mexicana, es el famoso Salmo que dice: “El Señor es mi pastor”

Salmo 23 El señor es mi pastor
Salmo Católico 23
Índice

    Salmo 23 Biblia católica

    El Señor es mi Pastor, nada me falta:
    en verdes praderas me hace recostar;
    
    me conduce hacia fuentes tranquilas
    y repara mis fuerzas;
    me guía por el sendero justo,
    por el honor de su nombre.
    
    Aunque camine por cañadas oscuras,
    nada temo, porque tú vas conmigo:
    tu vara y tu cayado me sosiegan.
    
    Preparas una mesa ante mí,
    enfrente de mis enemigos;
    me unges la cabeza con perfume,
    y mi copa rebosa.
    
    Tu bondad y tu misericordia me acompañan
    todos los días de mi vida,
    y habitaré en la casa del Señor
    por años sin término.

    Salmo 23 El Señor es mi pastor, nada me faltará

    El cuidado de nuestro Padre se figura en este salmo con la figura del buen pastor que cuida a su rebaño y con la imagen de la generosidad de alguien que acepta a un invitado.

    Ambas imágenes las podemos encontrar también en el Isaías 40: 11; 49:10 y en Jeremías 31:10

    El cuidado amoroso de Dios por el salmista se representa bajo la figura de un pastor para el rebaño ( Sal 23: 1 – 4 ) y la generosidad de un anfitrión hacia un invitado ( Sal 23: 5 – 6 ). Las imágenes de ambas secciones se extrae de las tradiciones del éxodo ( Es 40:11 ; 49:10 ; Jeremías 31:10 ).

    Dios como el buen pastor es común en el Nuevo Testamento: Jn 10, 11-18 y en el Antiguo también en Ezequiel 34, 11.

    La imagen de rectos senderos nos lleva a reconocer el “camino recto” y de justicia.

    La expresión de poner una mesa delante de mí ocurren en un contexto del éxodo en el Salmo 78, 19.

    El Aceite es un ungüento perfumado elaborado con aceite de oliva, que se utiliza en los banquetes y podemos encontrar la referencia en el Salmo 104, 15, Mateo 26, 7, Lc 7, 37, 46 y en Juan 12,2.

    Y la bondad y misericordia se ven en las bendiciones del pacto de Dios con Israel.

    ¿Cuándo rezar el Salmo 23?

    El Salmo 23 es un salmo que podemos rezar en momento de debilidad y duda, es un salmo que nos recuerda que Dios siempre está con nosotros, el cual jamás desampara su rebaño, quien debe alimentarse y beber.

    Cuando te encuentres en momentos de desconfianza y duda, cuando experimentes esa sequía o silencio de Dios, puedes leer este salmo y orar con él.