Saltar al contenido
Vida de Santo

Misterios Gozosos Meditados, Santo Rosario del Lunes y Sábado

Los días Lunes y Sábados se acostumbran recordar los misterios Gozosos, a continuación te presento una guía completa que puedes usar para dirigir el Santo Rosario con lecturas bíblicas para los lunes y sábados.

Misterios del día Lunes y sábado
Índice

    Como rezar el Santo Rosario de hoy lunes y sábado, misterios gozosos

    Lector: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
    Todos: Amén

    Oración de invocación al Espíritu Santo:

    Lector: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles.
    Todos: Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

    Lector: Envía, Señor, tu Espíritu 
    Todos: Y se renovará la faz de la tierra.

    Oremos:

    ¡Oh Dios, que has instruido
    los corazones de tus fieles
    con la luz del Espíritu Santo!,
    concédenos que sintamos rectamente
    con el mismo Espíritu
    y gocemos siempre de su divino consuelo.
    Por Jesucristo Nuestro Señor.
    Amén.

    Lector: Ave María purísima
    Todos: Sin pecado concebida

    Acto de contrición. Todos:

    Señor mío Jesucristo,
    Dios y Hombre verdadero,
    me pesa de todo corazón haber pecado,
    porque he merecido el infierno y he perdido el cielo,
    sobre todo porque te ofendí a Ti,
    que eres bondad infinita,
    a quien amo sobre todas las cosas.
    Propongo firmemente,
    con tu gracia, enmendarme y evitar las ocasiones próximas de pecado,
    confesarme y cumplir la penitencia.
    Confío en que me perdonarás por tu infinita misericordia.
    Amén.

    Lector: Abre, Señor, mis labios.
    Asamblea: Y mi boca proclamará tu palabra.

    Lector: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
    Todos: Como era en el principio, ahora y siempre,  por los siglos de los siglos. Amén.

    Misterios Gozosos (Lunes y Sábados)

    Hoy Lunes/Sábado vamos a recordar los misteriosos Gozosos de nuestro Señor Jesucristo. Recordemos poner en manos de nuestra Madre cada una de nuestras peticiones.

    Primer Misterio Gozoso: La Encarnación del Hijo de Dios

    Del Evangelio según san Lucas:
    (Lc 1,26-27).

    «Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José,  de la estirpe de David; el nombre de la virgen era María».


    Palabra del Señor.
    Gloria a ti, Señor Jesús.

    Meditación del primer misterio gozoso La encarnación del Hijo de Dios

    María Santísima es la más grande de las criaturas, porque fue elegida por Dios para ser la Madre de Jesús.
    
    La divina maternidad de María es grande porque aceptó con plena libertad esta enorme responsabilidad.
    En efecto, en los planes de Dios no existe grandeza sin compromiso y responsabilidad.
    
    Ojalá que cada uno de nosotros trate de imitar a María, logrando esta misma actitud de servicio y completa aceptación de la voluntad de Dios.
    Que nadie diga: "Esto es un compromiso muy grande. No puedo aceptarlo". En realidad, no hay salvación sin compromiso.
    
    Si queremos hacer algo por la gloria de Dios y la salvación de nuestros hermanos, tenemos que estar dispuestos a aceptar cada día los planes de Dios según se nos vayan presentando, sin miedos y temores injustificados.
    En realidad, nada es imposible para el que confía en el poder de Dios.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Segundo Misterio Gozoso: La Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel

    Del Evangelio según San Lucas:
    (Lc 1, 39-42)
    «En aquellos días María se puso en camino y fue aprisa a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.  Y sucedió que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando a voz en grito, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno»» .


    Palabra del Señor.
    Gloria a tí Señor Jesús.

    Meditación del segundo misterio gozoso La visita de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel

    María, una vez que concibió a Jesús por obra del Espíritu Santo, sintió un gran deseo de llevarlo a otros. De inmediato fue a visitar a su prima Isabel. La sola presencia de Jesús en el seno de María, purificó y santificó a Juan el Bautista, antes de que naciera. Así Jesús, por mediación de María, pudo empezar a realizar su misión salvadora. 
    
    «Dichosa por haber creído» (Lc 1, 45), dijo santa Isabel a María. La fe en el poder de Dios, que siempre cumple sus promesas, es la base para una vida auténticamente cristiana Si tuviéramos la misma fe de María en los planes de Dios, ¡Cuán distinta sería nuestra vida espiritual! 
    
    En efecto, la Biblia está llena de promesas para el que cree. Si todavía nos quedamos pobres en el campo espiritual, es porque nos falta fe. Pidamos a la Virgen María una grande fe en las promesas de Dios y en sus planes de Amor.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Tercer Misterio Gozoso: El Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén

    Del Evangelio según San Lucas:
    (Lc 2,1-7)

    «Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo Cirino gobernador de Siria. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. 

    Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento».

    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del Tercer Misterio Gozoso El Nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belém

    ¿Quiénes reconocieron en aquel niño al Mesías esperado? María, José y unos cuantos pastores. Toda la gente humilde que había puesto en Dios su confianza.

    Lo mismo pasará con nosotros: si somos humildes y confiamos en Dios, sentiremos su presencia en nuestro corazón.

    Bendita seas, Virgen Madre, cuyo seno albergó a Aquel que no cabe en el cielo ni en la tierra y que quiso alimentarse con tu sangre purísima. Que tu nombre sea glorificado y tu maternal protección nos ampare siempre.

    Enséñanos a ser humildes a preferir siempre a los más pobres y a no ambicionar nunca las grandezas de este mundo. Que toda nuestra vida sea un himno a la gloria de Dios y un signo de esperanza para los hombres de buena voluntad, los pobres y los necesitados.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Cuarto Misterio Gozoso: La presentación de Jesús en el Templo

    Del Evangelio según San Lucas:
      (Lc 2, 21-24)

    «Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús, como lo había llamado el ángel antes de ser concebido en el seno. Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones, conforme a lo que se dice en la Ley del Señor».


    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del cuarto Misterio Gozoso La presentación de Jesús en el Templo

    Jesús, al entrar a este mundo, dijo al Padre celestial: «Tu no quisiste sacrificios, ni ofrendas, sino que me formaste un cuerpo. Aquí vengo para cumplir tu voluntad» (Heb 10,5.9) 
    
    Ahora Jesús viene a ratificar aquella ofrenda, que hizo en el primer instante de su concepción virginal. Y todo esto lo hace por medio de María. Que la Virgen María se digne presentarnos al Padre celestial como ofrenda agradable, con nuestros sacrificios diarios, nuestras alegrías, nuestros trabajos y nuestras angustias. 
    
    Nos enseñe a ser siempre fieles en el cumplimiento de nuestros deberes religiosos, como lo fue ella que llevó a Jesús al templo para cumplir con la Ley de Moisés.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Quinto Misterio Gozoso: El Niño Jesús perdido y hallado en el Templo

    Del Evangelio según San Lucas:
    (Lc 2, 41-47)

    «Sus padres iban todos los años a Jerusalén a la fiesta de la Pascua. Cuando tenía doce años, subieron ellos como de costumbre a la fiesta y, al volverse, pasados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin saberlo sus padres…

    Y sucedió que al cabo de tres días, le encontraron en el Templo sentado en medio de los maestros, escuchándolos y preguntándoles; todos los que le oían, estaban estupefactos por su inteligencia y sus respuestas».


    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del Quinto misterio Gozoso El Niño Jesús perdido y hallado en el templo

    María y José perdieron a Jesús y su corazón se llenó de un grande dolor. Lo mismo tenemos que sentir nosotros al  apartarnos de Jesús a causa del pecado. Pidamos a la Virgen María y a San José que nos ayuden a buscar continuamente a Jesús, mediante la oración, el estudio de la Biblia y la práctica de los sacramentos.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Para concluir el Santo Rosario se rezan las últimas cuentas del Santo Rosario como se muestra a continuación.

    Últimas cuentas del Santo Rosario

    Al finalizar el rezo de los 5 misterios del Santo Rosario, se continua orando con esta sección:

    Padre Nuestros:

    Padre nuestro que estás en el cielo, 
    santificado sea tu Nombre;
    venga a nosotros tu Reino;
    hágase tu voluntad 
    en la tierra como en el cielo.
    Danos hoy 
    nuestro pan de cada día;
    perdona nuestras ofensas,
    como también nosotros perdonamos 
    a los que nos ofenden;
    no nos dejes caer en la tentación,
    y líbranos del mal. Amén.

    Aves Marías del Santo Rosario:

    1. Dios te Salve María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto en tus manos ponemos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    2. Dios te Salve María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    3. Dios te Salve María Santísima, esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames, nuestros dones y carismas para que los perfecciones y todas nuestras necesidades para que las remedies, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    Dios te Salve, María Santísima, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa Original

    Salve

    Dios te salve, Reina 
    y Madre de misericordia,
    vida, dulzura y esperanza nuestra;
    Dios te salve.
    A ti llamamos 
    los desterrados hijos de Eva;
    a ti suspiramos, gimiendo y llorando
    en este valle de lágrimas.
    Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
    vuelve a nosotros esos tus ojos 
    misericordiosos;
    y después de este destierro, 
    muéstranos a Jesús,

    Fruto bendito de tu vientre.
    ¡Oh, clemente, oh piadosa, 
    oh dulce Virgen María!
    Ruega por Nosotros Santa Madre de Dios,
    para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestros Salvador Jesucrito, Amén.

    Letanía Lauretana actualizada para misterios gozosos

    Señor, ten piedad, Señor, ten piedad.
    Cristo, ten piedad, Cristo, ten piedad.
    Señor, ten piedad, Señor, ten piedad.
    Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.
    Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.

    Dios, Padre celestial, Ten piedad de nosotros.
    Dios, Hijo, Redentor del mundo, Ten piedad de nosotros.
    Dios, Espíritu Santo, Ten piedad de nosotros.
    Santísima Trinidad, que eres un solo Dios, Ten piedad de nosotros.

    Santa María, Ruega por nosotros.
    Santa Madre de Dios, Ruega por nosotros.
    Santa Virgen de las Vírgenes, Ruega por nosotros.
    Madre de Cristo, Ruega por nosotros.
    Madre de la Iglesia, Ruega por nosotros.
    Madre de la Misericordia, Ruega por nosotros.
    Madre de la divina gracia, Ruega por nosotros.
    Madre de la Esperanza, Ruega por nosotros.
    Madre purísima, Ruega por nosotros.
    Madre castísima, Ruega por nosotros.
    Madre siempre virgen, Ruega por nosotros.
    Madre inmaculada, Ruega por nosotros.
    Madre amable, Ruega por nosotros.
    Madre admirable, Ruega por nosotros.
    Madre del buen consejo, Ruega por nosotros.
    Madre del Creador, Ruega por nosotros.
    Madre del Salvador, Ruega por nosotros.
    Madre de misericordia, Ruega por nosotros.
    Virgen prudentísima, Ruega por nosotros.
    Virgen digna de veneración, Ruega por nosotros.
    Virgen digna de alabanza, Ruega por nosotros.
    Virgen poderosa, Ruega por nosotros.
    Virgen clemente, Ruega por nosotros.
    Virgen fiel, Ruega por nosotros.
    Espejo de justicia, Ruega por nosotros.
    Trono de la sabiduría, Ruega por nosotros.
    Causa de nuestra alegría, Ruega por nosotros.
    Vaso espiritual, Ruega por nosotros.
    Vaso digno de honor, Ruega por nosotros.
    Vaso de insigne devoción, Ruega por nosotros.
    Rosa mística, Ruega por nosotros.
    Torre de David, Ruega por nosotros.
    Torre de marfil, Ruega por nosotros.
    Casa de oro, Ruega por nosotros.
    Arca de la Alianza, Ruega por nosotros.
    Puerta del cielo, Ruega por nosotros.
    Estrella de la mañana, Ruega por nosotros.
    Salud de los enfermos, Ruega por nosotros.
    Refugio de los pecadores, Ruega por nosotros.
    Consuelo de los migrantes, Ruega por nosotros.
    Consoladora de los afligidos, Ruega por nosotros.
    Auxilio de los cristianos, Ruega por nosotros.
    Reina de los Ángeles, Ruega por nosotros.
    Reina de los Patriarcas, Ruega por nosotros.
    Reina de los Profetas, Ruega por nosotros.
    Reina de los Apóstoles, Ruega por nosotros.
    Reina de los Mártires, Ruega por nosotros.
    Reina de los Confesores, Ruega por nosotros.
    Reina de las Vírgenes, Ruega por nosotros.
    Reina de todos los Santos, Ruega por nosotros.
    Reina concebida sin pecado original, Ruega por nosotros.
    Reina asunta a los Cielos, Ruega por nosotros.
    Reina del Santísimo Rosario, Ruega por nosotros.
    Reina de la familia, Ruega por nosotros.
    Reina de la paz. Ruega por nosotros.

    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Perdónanos, Señor.
    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, Escúchanos, Señor.
    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, Ten piedad y misericordia de Nosotros.

    Cómo terminar el Santo Rosario completo

    Oración
    
    Todos: Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las oraciones que te hacemos en nuestras necesidad. Antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita.
    
    Lector: Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.
    Todos: Para que se amos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
    
    Oración Final
    
    Lector: OREMOS: Señor, concede a tus hijos gozar siempre de completa salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, líbranos de las tristezas de esta vida y concédenos disfrutar de las alegrías eternas. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
    
    
    Todos juntos:
    
    En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
    
    Ave María purísima. Sin Pecado concebida.

    Rosario católico Lunes

    Los días lunes es cuando meditamos y reflexionamos los misterios Gozosos que presentamos en esta página.

    Aquí estas viendo una guía completa, oración por oración que se debe rezar, aunque en más adelante te mostramos un pequeño catalogo de otras manera de cómo se puede rezar el Santo Rosario.

    Si tienes alguna duda o comentario sobre esta página, puedes contactarnos a nuestro correo: contacto@vidadesanto.com

    Rosario católico Sábado

    Al igual que el Lunes, el día Sábado rezamos con los misterios Gozosos, misterios que nos llegan de alegría por el tipo de sucesos que vivimos.

    Como ya lo mencionaba en el párrafo anterior, en esta página encontrarás cómo rezar el Rosario católico Sábado con una pequeña meditación para cada uno de los misterios.

    Aunque es cierto que te la puedes saltar e incluso hay otras meditaciones, espero que estas te sean de utilidad para tu meditación personal.