Amén y carga la metralleta: Historia de un Sacerdote en la guerra

Ver más: Sacerdotes
Corresponde a:

En la siguiente historia del Padre Morgan Francis Batt, nos narra como un soldado le pregunta si podrá irse al cielo y el padre le responde que no… Descubre que hace el soldado al escuchar esta negativa:

Sacerdote soldado

Podían palparse los nervios cuando entramos en el avión de transporte militar que nos llevaría a la antigua tierra de Abraham y Babilonia, la actual Irak.

Todos nos sentíamos hermanos de sangre, entrenados y preparados para cualquier cosa que pudiera ocurrirnos en la guerra.

Llegamos a nuestra base, en el sur de Irak, en junio de 2007. Pocas horas después los rebeldes ya estaban lanzando misiles contra nosotros, aunque no tenían muy buen tino, gracias a Dios.

Y casi cada noche, entre las 20:00 y las 22:00 realizaban este “ritual de misiles”.

En ese momento religiosamente, el sonido de las sirenas comenzaba a sonar y nosotros, temblando y bien armados, nos metíamos en bunkers de concreto, tipo tumba, para esperar el cese del fuego.

Mi bunker estaba junto a nuestra pequeña y humilde capilla de madera, que llamé “Nuestra Señora de las arenas”.

Una noche, las sirenas sonaron; yo ritualmente me armé y me lancé al bunker.

Dentro de la estructura de concreto había otros nueve soldados, todos muy jóvenes; todos deseando y esperando que la noche pasara sin sorpresas. El soldado que estaba sentado junto a mí era una de nuestras estrellas deportivas.

Él se giró hacia mí y me preguntó: “Padre, si una de las bombas cae sobre mí esta noche y muero, ¿Iré al Cielo?”

Yo consideré mi respuesta, teniendo en cuenta que él era un hombre grande. Me giré, lo miré a los ojos y le dije: “¡No!”

No pudiendo creerlo, dijo: “En serio padre, ¿iré al cielo?”

Repetí: “¡No, porque no tienes respeto por nadie. Eres un joven egoísta que no respeta a las mujeres y bebe demasiado!”

Se puso en frente de mí con la boca abierta y dijo: “Entonces ¿Qué tengo hacer para ir al cielo?” Una famosa pregunta que ya había sido hecha a Jesús por otro joven…

“Bueno -dije- si hicieras ahora una oración de petición de perdón y te cayera un misil, quizás irías allí”.

“De acuerdo”, dijo el soldado.

“¡Escuchen todos, el padre va a rezar!”

En ese instante un misil cayó a unos 500 metros de nosotros, e hizo temblar la tierra; nuestros huesos crujieron; había fuego por doquier.

“Rece ahora, Padre. ¡Ahora!” -suplicó el jóven-.

Y así lo hice. Abrí mis manos e hice una pausada oración por este soldado y por los otros que estaban en el búnker.

Una oración de autoexamen y arrepentimiento, sobre la necesidad de Dios en nuestras vidas en los momentos de oscuridad y temor.

Cuando terminé, el silencio dentro y fuera era desolador.

Todos en el pequeño bunker me estaban mirando, y aquel soldado fuerte que quería ir al cielo estaba llorando.

Es muy bello cuando llevas un alma a Dios a través de un acto de ministerio pastoral y de oración. En aquellos momentos cercanos a la muerte un hombre encontró vida nueva.

Ese bunker de concreto era una tumba de la que nosotros resucitamos a una vida nueva. Uno nunca olvida un momento sacerdotal como este.

Semanas después volví a ver al joven y le pregunté cómo estaba. Él dijo:

-“Padre, no soy un ángel, pero <<el Jefe>> y yo nos estamos llevando muy bien.

-“Te veo en la capilla el domingo”, le dije.

-“Seguro, padre, ahí estaré”

Y se fue a su siguiente control. Espero en Dios que algún día podamos salir de aquí.


Historia número 27 “Amén… y Carga la metralleta” del libro 100 historias en blanco y negro. Puedes comprar el libro en kindle (ebook) dando clic aquí abajo:




También te puede interesar:

¿Por qué los Sacerdotes no pueden casarse?

¿Por qué los Sacerdotes no pueden casarse?

Imagina que vas a la Iglesia y te dicen que el Sacerdote no está por que se fue a la reunión de padres de familia de su hijo y después se irá a comer con su esposa. La Razón de por qué no pueden casarse los Sacerdotes va más en un sentido de entrega total, sin...

Veo como el diablo se lleva un hijo de la chingada

Veo como el diablo se lleva un hijo de la chingada

La familia de un señor enfermo le llevan un Sacerdote para confesarlo, pero el enfermo, enojado y molesto, lo rechaza. La insistencia de su esposa y su hija lo salvaron. Una mujer adulta y su hija, fueron corriendo a la parroquia en busca del Sacerdote porque su papá...

Danos tus comentarios en Redes Sociales