Saltar al contenido
Vida de Santo

Misterios Dolorosos Meditados Santo Rosario del martes y viernes

Los días martes y viernes se recuerdan los misterios Dolorosos del Santo Rosario, a continuación te presento una guía completa que puedes usar para dirigir el Santo Rosario con lecturas bíblicas y meditación para los días martes y viernes.

misterios dolorosos meditados de cómo rezar el Santo Rosario catolico
Índice

    Como rezar el Santo Rosario de hoy martes y viernes, misterios dolorosos

    Lector: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
    Todos: Amén

    Oración de invocación al Espíritu Santo:

    Lector: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles.
    Todos: Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

    Lector: Envía, Señor, tu Espíritu 
    Todos: Y se renovará la faz de la tierra.

    Oremos:

    ¡Oh Dios, que has instruido
    los corazones de tus fieles
    con la luz del Espíritu Santo!,
    concédenos que sintamos rectamente
    con el mismo Espíritu
    y gocemos siempre de su divino consuelo.
    Por Jesucristo Nuestro Señor.
    Amén.

    Lector: Ave María purísima
    Todos: Sin pecado concebida

    Acto de contrición. Todos:

    Señor mío Jesucristo,
    Dios y Hombre verdadero,
    me pesa de todo corazón haber pecado,
    porque he merecido el infierno y he perdido el cielo,
    sobre todo porque te ofendí a Ti,
    que eres bondad infinita,
    a quien amo sobre todas las cosas.
    Propongo firmemente,
    con tu gracia, enmendarme y evitar las ocasiones próximas de pecado,
    confesarme y cumplir la penitencia.
    Confío en que me perdonarás por tu infinita misericordia.
    Amén.

    Lector: Abre, Señor, mis labios.
    Asamblea: Y mi boca proclamará tu palabra.

    Lector: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
    Todos: Como era en el principio, ahora y siempre,  por los siglos de los siglos. Amén.

    Misterios Dolorosos (Martes y Viernes)

    Los días martes y viernes vamos a meditar los misterios dolorosos de nuestro Señor Jesucristo. Recuerda poner en manos de Dios tus intenciones.

    Primer Misterio Doloroso: La oración en el Huerto

    Del Evangelio Según san Mateo:
    (Mt 26, 36-39).

    «Entonces Jesús fue con ellos a un huerto, llamado Getsemaní, y dijo a sus discípulos: «Sentaos aquí mientras voy a orar». Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Entonces les dijo: «Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad conmigo». Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: «Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú»» 


    Palabra del Señor.

    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del primer misterio doloroso la oración en el Huerto

    Después de la última Cena, Jesús se dirigió al huerto de los Olivos y se puso en oración. Delante de sus ojos desfilaron los pecados de toda la humanidad, desde Adán hasta el último hombre que vivirá en este mundo. Su corazón no resistió frente a tanto horror y tanta rebeldía en contra de Dios. Sus venas estallaron y su cuerpo se cubrió de un sudor de sangre.
    
    En este momento tan doloroso, lo que más lo hizo sufrir fue darse cuenta que para muchos su sangre sería inútil, puesto que no iban a querer convertirse, dejando el pecado.
    
    «Padre mío -gimió Jesús-, si es posible aleja de mí este cáliz… ¡Pero que se cumpla tu voluntad y no la mía!».
    
    señor, Jesús, ten misericordia de nosotros. Todos hemos desfilado delante de ti durante aquella tremenda agonía. Perdón, Señor, por la sangre preciosa que derramaste en aquella hora tan triste.
    
    Enséñanos a orar para no volver a caer en el pecado. Danos la fuerza para estar siempre despiertos en los momentos más importantes de nuestra vida y de la vida de la Iglesia y la sociedad. Que no nos dejemos vencer por el sueño, dejando a tus enemigos campo libre para hacer el mal.
    
    Señor Jesús, no permitas que el amor a las cosas materiales nos aleje de Ti, como sucedió a Judas. Que nunca lleguemos a traicionarte por ninguna razón.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Segundo Misterio Doloroso: La flagelación de Jesús atado a la columna

    Del Evangelio según san Mateo:
    (Mt 27, 26)
    «Pilato puso en libertad a Barrabás; y a Jesús, después de haberlo hecho azotar, lo entregó para que fuera crucificado».
    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del segundo misterio Doloroso la flagelación de Jesús

    Por temor a quedar mal con el pueblo, Pilatos mandó flagelar a Jesús, no obstante que lo reconociera inocente. Lo mismo hacemos nosotros, cuando cometemos algún pecado por miedo al qué dirá la gente. Preferimos la gloria que viene de los hombres a la que viene de Dios.
    
    Señor, apiádate de nosotros, Por intercesión de tu santísima Madre, perdona la impureza de nuestras miradas, de nuestros pensamientos y deseos.
    
    Tú sabes que somos polvo. Danos fuerza para resistir a las tentaciones y valor para hacer penitencia por los pecados cometidos.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Tercer Misterio Doloroso: La coronación de espinas

    Del Evangelio según san Mateo:
    (Mt 27, 27-29)

    «Entonces los soldados del procurador llevaron consigo a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de él a toda la cohorte. Lo desnudaron y le echaron encima un manto de púrpura y, trenzando una corona de espinas, se la pusieron sobre la cabeza, y en su mano derecha una caña, y doblando la rodilla delante de él, le hacían burla diciendo: «Salve, Rey de los judío»».
    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del tercer misterio Doloroso La coronación de espinas

    Jesús, el verdadero Rey del cielo y de la tierra, fue coronado como rey de burla. Aquella escena triste y vergonzosa sigue repitiéndose continuamente. Gobiernos, autoridades y pueblo en general siguen burlándose de Jesús, hablando mal de la religión, de los sacerdotes, de la Virgen, de los catequistas… Muchos siguen prefiriendo más a Barrabás que a Jesús. Para ellos vale más el dinero, el sexo y el poder, que la enseñanza y el amor de Jesús. Confían más en los hombres que en Cristo. Quisieran ver a Cristo desterrado de la política, la escuela, el trabajo, el hogar y hasta del mismo corazón del hombre. Señor Jesús, perdónales porque no saben lo que hacen. Nosotros queremos que Tú sigas siendo nuestro rey. Estamos dispuestos a dar la vida por ti y por tu Reino.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Cuarto Misterio Doloroso: Jesús con la Cruz a cuestas camino del Calvario

    Del Evangelio según San Marcos:
    (Mc 15, 21-22)

    «Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz. Lo condujeron al lugar del Gólgota, que quiere decir de la «Calavera»».


    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del Cuarto misterio Doloroso Jesús con la cruz a cuestas camino del Calvario

    Si alguien ser mi discípulos -dijo Jesús en cierta ocasión- que se niegue a sí mismo, tome su cruz y sígame» (Mc 8,34). Por lo tanto, negarse a sí mismo, tomar la cruz y seguir a Jesús, es fundamental para cada cristiano.
    
    Señor Jesús, ayúdanos a entender nuestra obligación como discípulos tuyos. Enséñanos a renunciar a la flojera y a las comodidades, para tomar nuestra cruz diaria y seguirte.
    
    Que cada uno de nosotros pueda ser un verdadero cirineo, que te ayude a llevar la grande cruz de la humanidad.
    
    En efecto, mediante nuestros sufrimientos, aceptados con gozo, nos transformamos en colaboradores de Cristo, en la grande obra de la salvación.
    
    Por eso estamos meditando sobre la Pasión de Jesús: no tanto para llorar por él, que ya no sufre, sino para tomar conciencia del grave problema de nuestra salvación y la salvación de nuestros hermanos.
    
    «No lloren por mí -dijo Jesús-; más bien lloren por ustedes y por sus hijos».
    
    Señor Jesús, ayúdanos a tener un verdadero arrepentimiento de nuestros pecados y a luchar cada día más para tener una vida nueva.
    
    Danos fuerza también para luchar por la salvación de nuestros hermanos.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Quinto Misterio Doloroso: La crucifixión y muerte de Jesús

    Del Evangelio según San Lucas:
    (Lc  23, 33-46)

    «Llegados al lugar llamado «La Calavera», le crucificaron allí a él y a los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: «Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen»… Era ya eso de mediodía cuando, al eclipsarse el sol, hubo oscuridad sobre toda la tierra hasta la media tarde. El velo del Santuario se rasgó por medio y Jesús, dando un fuerte grito dijo: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu» y, dicho esto, expiró».

    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del quinto misterio doloroso la crucifixión y muerte de Jesús

    «Para los que se pierde, la predicación de la cruz no deja de ser locura. En cambio para los que somos salvados es poder de Dios» (1 Cor 1,18).
    
    Sí, Señor Jesús, en tu muerte gloriosa el Padre celestial manifestó su sabiduría y su poder salvador. En tu sangre hemos sido salvados.
    
    te alabamos y te adoramos, oh Cristo, pues por tu Cruz redimiste al mundo. Tú eres el Cordero de Dios, que mediante su muerte, borró nuestros pecados.
    
    Gracias por tu grande amor. Que cada día podamos descubrir siempre más la gravedad de nuestro pecado y la inmensidad de tu amor por nosotros.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Para concluir el Santo Rosario se rezan las últimas cuentas del Santo Rosario como se muestra a continuación.

    Últimas cuentas del Santo Rosario

    Al finalizar el rezo de los 5 misterios del Santo Rosario, se continua orando con esta sección:

    Padre Nuestros:

    Padre nuestro que estás en el cielo, 
    santificado sea tu Nombre;
    venga a nosotros tu Reino;
    hágase tu voluntad 
    en la tierra como en el cielo.
    Danos hoy 
    nuestro pan de cada día;
    perdona nuestras ofensas,
    como también nosotros perdonamos 
    a los que nos ofenden;
    no nos dejes caer en la tentación,
    y líbranos del mal. Amén.

    Aves Marías del Santo Rosario:

    1. Dios te Salve María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto en tus manos ponemos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    2. Dios te Salve María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    3. Dios te Salve María Santísima, esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames, nuestros dones y carismas para que los perfecciones y todas nuestras necesidades para que las remedies, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    Dios te Salve, María Santísima, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa Original

    Salve

    Dios te salve, Reina 
    y Madre de misericordia,
    vida, dulzura y esperanza nuestra;
    Dios te salve.
    A ti llamamos 
    los desterrados hijos de Eva;
    a ti suspiramos, gimiendo y llorando
    en este valle de lágrimas.
    Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
    vuelve a nosotros esos tus ojos 
    misericordiosos;
    y después de este destierro, 
    muéstranos a Jesús,

    Fruto bendito de tu vientre.
    ¡Oh, clemente, oh piadosa, 
    oh dulce Virgen María!
    Ruega por Nosotros Santa Madre de Dios,
    para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestros Salvador Jesucrito, Amén.

    Letanía Lauretana del Misterio Doloroso actualizada

    Señor, ten piedad, Señor, ten piedad.
    Cristo, ten piedad, Cristo, ten piedad.
    Señor, ten piedad, Señor, ten piedad.
    Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.
    Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.

    Dios, Padre celestial, Ten piedad de nosotros.
    Dios, Hijo, Redentor del mundo, Ten piedad de nosotros.
    Dios, Espíritu Santo, Ten piedad de nosotros.
    Santísima Trinidad, que eres un solo Dios, Ten piedad de nosotros.

    Santa María, Ruega por nosotros.
    Santa Madre de Dios, Ruega por nosotros.
    Santa Virgen de las Vírgenes, Ruega por nosotros.
    Madre de Cristo, Ruega por nosotros.
    Madre de la Iglesia, Ruega por nosotros.
    Madre de la Misericordia, Ruega por nosotros.
    Madre de la divina gracia, Ruega por nosotros.
    Madre de la Esperanza, Ruega por nosotros.
    Madre purísima, Ruega por nosotros.
    Madre castísima, Ruega por nosotros.
    Madre siempre virgen, Ruega por nosotros.
    Madre inmaculada, Ruega por nosotros.
    Madre amable, Ruega por nosotros.
    Madre admirable, Ruega por nosotros.
    Madre del buen consejo, Ruega por nosotros.
    Madre del Creador, Ruega por nosotros.
    Madre del Salvador, Ruega por nosotros.
    Madre de misericordia, Ruega por nosotros.
    Virgen prudentísima, Ruega por nosotros.
    Virgen digna de veneración, Ruega por nosotros.
    Virgen digna de alabanza, Ruega por nosotros.
    Virgen poderosa, Ruega por nosotros.
    Virgen clemente, Ruega por nosotros.
    Virgen fiel, Ruega por nosotros.
    Espejo de justicia, Ruega por nosotros.
    Trono de la sabiduría, Ruega por nosotros.
    Causa de nuestra alegría, Ruega por nosotros.
    Vaso espiritual, Ruega por nosotros.
    Vaso digno de honor, Ruega por nosotros.
    Vaso de insigne devoción, Ruega por nosotros.
    Rosa mística, Ruega por nosotros.
    Torre de David, Ruega por nosotros.
    Torre de marfil, Ruega por nosotros.
    Casa de oro, Ruega por nosotros.
    Arca de la Alianza, Ruega por nosotros.
    Puerta del cielo, Ruega por nosotros.
    Estrella de la mañana, Ruega por nosotros.
    Salud de los enfermos, Ruega por nosotros.
    Refugio de los pecadores, Ruega por nosotros.
    Consuelo de los migrantes, Ruega por nosotros.
    Consoladora de los afligidos, Ruega por nosotros.
    Auxilio de los cristianos, Ruega por nosotros.
    Reina de los Ángeles, Ruega por nosotros.
    Reina de los Patriarcas, Ruega por nosotros.
    Reina de los Profetas, Ruega por nosotros.
    Reina de los Apóstoles, Ruega por nosotros.
    Reina de los Mártires, Ruega por nosotros.
    Reina de los Confesores, Ruega por nosotros.
    Reina de las Vírgenes, Ruega por nosotros.
    Reina de todos los Santos, Ruega por nosotros.
    Reina concebida sin pecado original, Ruega por nosotros.
    Reina asunta a los Cielos, Ruega por nosotros.
    Reina del Santísimo Rosario, Ruega por nosotros.
    Reina de la familia, Ruega por nosotros.
    Reina de la paz. Ruega por nosotros.

    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Perdónanos, Señor.
    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, Escúchanos, Señor.
    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, Ten piedad y misericordia de Nosotros.

    Cómo terminar el Santo Rosario

    Oración
    
    Todos: Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las oraciones que te hacemos en nuestras necesidad. Antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita.
    
    Lector: Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.
    Todos: Para que se amos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
    
    Oración Final
    
    Lector: OREMOS: Señor, concede a tus hijos gozar siempre de completa salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, líbranos de las tristezas de esta vida y concédenos disfrutar de las alegrías eternas. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
    
    
    Todos juntos:
    
    En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
    
    Ave María purísima. Sin Pecado concebida.

    Rosario católico Martes

    Los días Martes es cuando meditamos y reflexionamos los misterios Dolorosos que presentamos en esta página.

    Aquí estas viendo una guía completa de estos misterios dolorosos, oración por oración que se debe rezar, aunque en más adelante te mostramos un pequeño catalogo de otras manera de cómo se puede rezar el Santo Rosario.

    Si tienes alguna duda o comentario sobre esta página, puedes contactarnos a nuestro correo: contacto@vidadesanto.com

    Si actualmente te encuentras en un momento sumamente difícil, son estos misterios los que te darán una gran empatía del sufrimiento que llevo nuestro Señor por amor, recuerda, pues, que Él puede entender el sufrimiento por lo que estas pasando.

    Rosario católico Viernes

    Al igual que el Martes, el día Viernes rezamos con los misterios Gozosos, misterios que nos llegan de momentos de reflexión profunda por el tipo de sucesos que vivimos.

    Como ya lo mencionaba en el párrafo anterior, en esta página encontrarás cómo rezar el Rosario católico Viernes con una pequeña meditación para cada uno de los misterios.

    Aunque es cierto que te la puedes saltar e incluso hay otras meditaciones, espero que estas te sean de utilidad para tu meditación personal.

    Cae en día viernes este tipo de misterios dolorosos porque es cuando recordamos en Semana Santa los sucesos que aquí meditamos, como la crucifixión y muerte de nuestro Señor Jesucristo.