Saltar al contenido
Vida de Santo

Misterios Gloriosos Meditados Santo Rosario del miércoles y domingo

Los días miércoles y domingos se acostumbran recordar los misterios gloriosos, a continuación te presento una guía completa que puedes usar para dirigir el Santo Rosario con lecturas bíblicas para los miércoles y domingos.

misterios gloriosos meditados rosario del miércoles y domingo
Índice

    Cómo rezar el Santo Rosario de Hoy miércoles y domingo, misterios gloriosos:

    Lector: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
    Todos: Amén

    Oración de invocación al Espíritu Santo:

    Lector: Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles.
    Todos: Y enciende en ellos el fuego de tu amor.

    Lector: Envía, Señor, tu Espíritu 
    Todos: Y se renovará la faz de la tierra.

    Oremos:

    ¡Oh Dios, que has instruido
    los corazones de tus fieles
    con la luz del Espíritu Santo!,
    concédenos que sintamos rectamente
    con el mismo Espíritu
    y gocemos siempre de su divino consuelo.
    Por Jesucristo Nuestro Señor.
    Amén.

    Lector: Ave María purísima
    Todos: Sin pecado concebida

    Acto de contrición. Todos:

    Señor mío Jesucristo,
    Dios y Hombre verdadero,
    me pesa de todo corazón haber pecado,
    porque he merecido el infierno y he perdido el cielo,
    sobre todo porque te ofendí a Ti,
    que eres bondad infinita,
    a quien amo sobre todas las cosas.
    Propongo firmemente,
    con tu gracia, enmendarme y evitar las ocasiones próximas de pecado,
    confesarme y cumplir la penitencia.
    Confío en que me perdonarás por tu infinita misericordia.
    Amén.

    Lector: Abre, Señor, mis labios.
    Asamblea: Y mi boca proclamará tu palabra.

    Lector: Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. 
    Todos: Como era en el principio, ahora y siempre,  por los siglos de los siglos. Amén.

    Misterios Gloriosos (Miércoles y Domingos)

    Los días miércoles y domingos vamos a meditar los misterios gloriosos de nuestro Señor Jesucristo. Recuerda poner tus intenciones después de presentar cada misterio.

    Primer Misterio Glorioso: La Resurrección del Hijo de Dios

    Del Evangelio según San Lucas:
    (Lc 24, 1-6).  

    «El primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado. Pero encontraron que la piedra había sido retirada del sepulcro, y entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús. No sabían qué pensar de esto, cuando se presentaron ante ellas dos hombres con vestidos resplandecientes. Ellas, despavoridas, miraban al suelo, y ellos les dijeron: «¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado»» 

    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del primer misterio glorioso la resurrección del Hijo de Dios

    Al tercer día después de la muerte, Jesús resucitó glorioso. Después de la duda, el sufrimiento, la agonía, la muerte y el entierro, llegó el día de la gloria, la felicidad y la paz. Mediante su muerte, Cristo nos liberó del pecado y mediante su resurrección nos dio una nueva vida.
    
    También nosotros, si queremos resucitar y vivir con Cristo, primero tenemos que morir al pecado. En efecto, no podemos llegar al domingo de resurrección sin pasar por el viernes santo, hecho de renuncia y sufrimiento.
    
    Y la señal de que hemos pasado de la muerte a la vida es el amor hacia los hermanos (1 Jn 3,14), si amamos de veras a nuestros hermanos, podemos estar seguros de que hemos resucitado con Cristo.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Segundo Misterio Glorioso: La Ascensión del Señor al cielo

    Del Evangelio según San Marcos:
    (Mc 16, 19)

    «El Señor Jesús, después de hablarles, ascendió al cielo y se sentó a la derecha de Dios». 

    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del segundo misterio glorioso la ascensión del Señor al cielo

    Cuarenta días después de la resurrección, Jesús subió al cielo, donde está sentado a la derecha del Padre.
    
    «Si han resucitado con Cristo -nos advierte San Pablo-, busquen las cosas de arriba, donde se encuentra Cristo, sentado la diestra de Dios. Piensen en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Pues ustedes han muerto y su vida está ahora escondida con Cristo, en Dios. Cuando se manifieste Cristo, que es nuestra vida, ustedes también vendrán a la luz con él, y les tocará una parte de su gloria» (Col 3,14).
    
    La resurrección y la Ascensión de Jesús al cielo marcan el destino final de cada hombre que sigue el camino de Cristo. 
    
    Que nadie ni nada nos distraigan de este camino precioso, que nos lleva a la felicidad eterna.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Tercer Misterio Glorioso: La venida del Espíritu Santo

    Del libro de los Hechos de los Apóstoles:
    (Hch 2, 1-4)

    «Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse». 

    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del tercer misterio glorioso la venida del Espíritu Santo

    Al recibir el Espíritu Santo, los Apóstoles cambiaron profundamente dejando a un lado el miedo y la cobardía, se lanzaron a proclamar a Cristo con valentía y entusiasmo.
    
    Lo mismo pasará con nosotros, cuando quedemos llenos del Espíritu Santo. Nos volveremos en auténticos «testigos de Cristo», con una fe viva y comunicativa. Por lo tanto, no nos olvidemos nunca de pedir al padre celestial el grande don del Espíritu Santo, que es la base y el fundamento de una vida cristiana auténtica.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Cuarto Misterio Glorioso: La Asunción de María al cielo

    Del libro de los Hechos de los Apóstoles:
    (Lc 1, 48-49)

    «Todas las generaciones me llamarán bienaventurada porque el Señor ha hecho grandes obras en mí». 

    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del cuarto misterio glorioso la asunción de María al cielo

    Judit es una figura de María. Como Judit cortó la cabeza de Holofernes el general que quería destruir al pueblo de Dios, así María aplastó la cabeza del demonio, el principal enemigo de la humanidad. Por eso atribuimos a María las mismas alabanzas que el pueblo judío tributó a Judit.
    
    ¿Cómo sabemos que María Santísima, después de haber vivido en este mundo, fue llevada al cielo en cuerpo y alma?
    
    Lo sabemos estudiando la Biblia y la Tradición, que representan las dos formas de cómo la Revelación ha llegado hasta nosotros.
    
    En la Biblia encontramos solamente algún indicio acerca de esta verdad, al presentarnos a María como la «llena de gracia», la «bendita entre todas las mujeres» y la «Madre del Señor». Es en la Tradición donde, desde el principio, encontramos claramente este dogma, hasta que el Papa Pío XII lo declaró solemnemente el año de 1950.
    
    Era justo que María, que nunca había sido sometida a la esclavitud del pecado, quedara libre de la corrupción de la muerte.
    
    Gracias sean dadas al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo por todos los dones y privilegios, que concedió a María, nuestra Madre. Y que algún día, todos juntos, podemos tener la dicha de alcanzarla en la patria celestial, para bendecirla y alabarla por toda la eternidad.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Quinto Misterio Glorioso: La coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado

    Del libro del Apocalipsis:
    (Ap 12, 1)

    «Una gran señal apareció en el cielo: una mujer, vestida de sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza». 
    Palabra del Señor.
    Gloria a ti Señor Jesús.

    Meditación del quinto misterio glorioso la coronación de María como Reina y Señora de cielo y tierra

    Por ser elegida como Madre de Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, María fue elevada por encima de todas las criaturas como verdadera reina del cielo y de la tierra. 
    
    Por eso amamos y honramos tanto a la Virgen María. Porque sabemos que es la criatura más grande que existe, la «escogida» de Dios.
    
    Por eso acudimos tanto a su maternal intercesión. Porque sabemos que Dios escucha siempre su oración en nuestro favor.
    
    Oh María, madre de Jesús y madre nuestra, acepta la ofrenda de nuestro corazón como señal de que te reconocemos como nuestra verdadera Reina. Ampáranos, protégenos, defiéndenos de todos los peligros. Y concédenos, el día de nuestra muerte, abrir los ojos a la feliz eternidad contemplando tu santo nombre.

    Rezar:
    1 Padre nuestro
    10 Ave María

    Jaculatorias:

    Lector: María, Madre de gracia, Madre de misericordia
    Todos: En la vida y en la muerte ampáranos gran Señora.

    Lector: Oh Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, 
    Todos: Y lleva todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu divina misericordia, Amén.

    Para concluir el Santo Rosario se rezan las últimas cuentas del Santo Rosario como se muestra a continuación.

    Últimas cuentas del Santo Rosario

    Al finalizar el rezo de los 5 misterios del Santo Rosario, se continua orando con esta sección:

    Padre Nuestros:

    Padre nuestro que estás en el cielo, 
    santificado sea tu Nombre;
    venga a nosotros tu Reino;
    hágase tu voluntad 
    en la tierra como en el cielo.
    Danos hoy 
    nuestro pan de cada día;
    perdona nuestras ofensas,
    como también nosotros perdonamos 
    a los que nos ofenden;
    no nos dejes caer en la tentación,
    y líbranos del mal. Amén.

    Aves Marías del Santo Rosario misterios gloriosos:

    1. Dios te Salve María Santísima, Hija de Dios Padre, Virgen Purísima antes del parto en tus manos ponemos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    2. Dios te Salve María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima en el parto, en tus manos ponemos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    3. Dios te Salve María Santísima, esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima después del parto, en tus manos ponemos nuestra caridad para que la inflames, nuestros dones y carismas para que los perfecciones y todas nuestras necesidades para que las remedies, llena eres de gracia el Señor está contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, Ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte, Amén.

    Dios te Salve, María Santísima, Templo, Trono y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa Original

    Salve

    Dios te salve, Reina 
    y Madre de misericordia,
    vida, dulzura y esperanza nuestra;
    Dios te salve.
    A ti llamamos 
    los desterrados hijos de Eva;
    a ti suspiramos, gimiendo y llorando
    en este valle de lágrimas.
    Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
    vuelve a nosotros esos tus ojos 
    misericordiosos;
    y después de este destierro, 
    muéstranos a Jesús,

    Fruto bendito de tu vientre.
    ¡Oh, clemente, oh piadosa, 
    oh dulce Virgen María!
    Ruega por Nosotros Santa Madre de Dios,
    para que seamos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestros Salvador Jesucrito, Amén.

    Letanía Lauretana para rezar en los misterios gloriosos actualizada

    Señor, ten piedad, Señor, ten piedad.
    Cristo, ten piedad, Cristo, ten piedad.
    Señor, ten piedad, Señor, ten piedad.
    Cristo, óyenos. Cristo, óyenos.
    Cristo, escúchanos. Cristo, escúchanos.

    Dios, Padre celestial, Ten piedad de nosotros.
    Dios, Hijo, Redentor del mundo, Ten piedad de nosotros.
    Dios, Espíritu Santo, Ten piedad de nosotros.
    Santísima Trinidad, que eres un solo Dios, Ten piedad de nosotros.

    Santa María, Ruega por nosotros.
    ruega por nosotros, Ruega por nosotros.
    Santa Madre de Dios, Ruega por nosotros.
    Santa Virgen de las Vírgenes, Ruega por nosotros.
    Madre de Cristo, Ruega por nosotros.
    Madre de la Iglesia, Ruega por nosotros.
    Madre de la Misericordia, Ruega por nosotros.
    Madre de la divina gracia, Ruega por nosotros.
    Madre de la Esperanza, Ruega por nosotros.
    Madre purísima, Ruega por nosotros.
    Madre castísima, Ruega por nosotros.
    Madre siempre virgen, Ruega por nosotros.
    Madre inmaculada, Ruega por nosotros.
    Madre amable, Ruega por nosotros.
    Madre admirable, Ruega por nosotros.
    Madre del buen consejo, Ruega por nosotros.
    Madre del Creador, Ruega por nosotros.
    Madre del Salvador, Ruega por nosotros.
    Madre de misericordia, Ruega por nosotros.
    Virgen prudentísima, Ruega por nosotros.
    Virgen digna de veneración, Ruega por nosotros.
    Virgen digna de alabanza, Ruega por nosotros.
    Virgen poderosa, Ruega por nosotros.
    Virgen clemente, Ruega por nosotros.
    Virgen fiel, Ruega por nosotros.
    Espejo de justicia, Ruega por nosotros.
    Trono de la sabiduría, Ruega por nosotros.
    Causa de nuestra alegría, Ruega por nosotros.
    Vaso espiritual, Ruega por nosotros.
    Vaso digno de honor, Ruega por nosotros.
    Vaso de insigne devoción, Ruega por nosotros.
    Rosa mística, Ruega por nosotros.
    Torre de David, Ruega por nosotros.
    Torre de marfil, Ruega por nosotros.
    Casa de oro, Ruega por nosotros.
    Arca de la Alianza, Ruega por nosotros.
    Puerta del cielo, Ruega por nosotros.
    Estrella de la mañana, Ruega por nosotros.
    Salud de los enfermos, Ruega por nosotros.
    Refugio de los pecadores, Ruega por nosotros.
    Consuelo de los migrantes, Ruega por nosotros.
    Consoladora de los afligidos, Ruega por nosotros.
    Auxilio de los cristianos, Ruega por nosotros.
    Reina de los Ángeles, Ruega por nosotros.
    Reina de los Patriarcas, Ruega por nosotros.
    Reina de los Profetas, Ruega por nosotros.
    Reina de los Apóstoles, Ruega por nosotros.
    Reina de los Mártires, Ruega por nosotros.
    Reina de los Confesores, Ruega por nosotros.
    Reina de las Vírgenes, Ruega por nosotros.
    Reina de todos los Santos, Ruega por nosotros.
    Reina concebida sin pecado original, Ruega por nosotros.
    Reina asunta a los Cielos, Ruega por nosotros.
    Reina del Santísimo Rosario, Ruega por nosotros.
    Reina de la familia, Ruega por nosotros.
    Reina de la paz. Ruega por nosotros.

    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo. Perdónanos, Señor.
    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, Escúchanos, Señor.
    Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, Ten piedad y misericordia de Nosotros.

    Cómo terminar el Santo Rosario

    Oración
    
    Todos: Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las oraciones que te hacemos en nuestras necesidad. Antes bien, líbranos de todos los peligros, oh Virgen Gloriosa y Bendita.
    
    Lector: Ruega por nosotros Santa Madre de Dios.
    Todos: Para que se amos dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.
    
    Oración Final
    
    Lector: OREMOS: Señor, concede a tus hijos gozar siempre de completa salud de alma y cuerpo; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, líbranos de las tristezas de esta vida y concédenos disfrutar de las alegrías eternas. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
    
    
    Todos juntos:
    
    En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
    
    Ave María purísima. Sin Pecado concebida.

    Rosario católico Miércoles

    Los días lunes es cuando meditamos y reflexionamos los misterios Gloriosos que presentamos en esta página.

    Aquí estas viendo una guía completa, oración por oración que se debe rezar, aunque en más adelante te mostramos un pequeño catalogo de otras manera de cómo se puede rezar el Santo Rosario.

    Si tienes alguna duda o comentario sobre esta página, puedes contactarnos a nuestro correo: contacto@vidadesanto.com

    El Rosario católico miércoles se va alternando los otros días con los diferentes misterios del Santo Rosario completo, es de esta manera en cómo meditamos durante toda la semana sobre sucesos específicos e importantes para nuestra vida cristiana sobre nuestro Señor Jesucristo y María.

    Rosario católico Domingo

    Al igual que el Miérdoles, el día Sábado rezamos con los misterios Gloriosos, misterios que nos llegan de alegría por el tipo de sucesos que vivimos.

    Como ya lo mencionaba en el párrafo anterior, en esta página encontrarás cómo rezar el Rosario católico Sábado con una pequeña meditación para cada uno de los misterios.

    Aunque es cierto que te la puedes saltar e incluso hay otras meditaciones, espero que estas te sean de utilidad para tu meditación personal.

    Recordamos los misterios Gloriosos en Domingo porque es en este día cuando resucitó nuestro Señor Jesucristo, es el Domingo «Día del Señor» en que sabemos que venció la muerte y resucitó.

    Como rezar el Rosario misterios Gloriosos

    Sabemos lo complicado que es retomar o iniciar con el Rezo del Santo Rosario, por eso, además de nuestra guía completa de cómo rezar el Rosario, hemos abierto una guía para cada misterio en específico.

    Aquí te muestro Como rezar los misterios gloriosos del Santo Rosario.

    Recuerda que la mejor manera de aprender a hacerlo es rezándolo todos los días.